Vivir

Déjame que durmiendo
haga lo que estoy pensando
pues solamente duermiendo
yo puedo realizarlo.

Déjame que en sueños
yo viva y disfrute
de ese cielo azul,
de esos verdes prados,
de esa casa quieta,
de ese sol parado.

Déjame que coja
las flores que en sueños
a mí me van dando,
déjame que diga
que me estoy muriendo,
déjame que sólo en sueños
yo viva lo que estoy pensando.

Déjame que crea que aún me quieres,
déjame que crea que me perteneces,
pero sólamente de noche, soñando.
Pues de día veo, mi querido amor,
que suave, muy suave,
te vas alejando.
¡Déjame soñar!
Jazinta Nuño–1998-Octubre(c)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *