Caramelos de Anís

Como el arco irirs sale
después de la tormenta,
así llegaste tú,
abigarrada de colores y risas,
de promesas y de auroras.

Así llegaste tú,
corazón generoso,
en tus dones preciados
pongo yo mi esperanza
de un mañana mejor.

Te vestiste las tocas,
la gran quimera dorada,
las tocas del amor.

De AMOR con mayúsculas,
del que nunca se cansa,
del que llega hasta el fin
y te mece y te mima
como a una noña pequeña,
con dulce sensación.

Placentera asechanza
pues igual que llegaste
en alas de lluvia,
en arco iris montada,
cuando haya tormenta
y luego brille el sol,
saldrá el arco iris
camino de otros campos,
buscando otras praderas;
lo mismo que llegastes,
te marcharás, AMOR.
Jazinta Nuño– 29 de Septiembre 1996 (c)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *