La Nieve

Como avispas furiosas
caían los copos de nieve;
resbalaban por tu cara
se detenían en tus labios
y se fundían en tus dientes.

Lo mismo que mariposas,
locas, revoloteando.
A mí me parecen bellos
como las flores del nardo.

¡Hay que ver tu cara hermosa,
toda cubierta de nieve!
Parece un velo de novia
todo bordado en relieve.
Tu pelo negro y lustroso
salpicado con la nieve,
se va enjoyado y brillante
como si le hubieran hecho
un tocado de diamantes.

Y lo más bonito es
ese danzar de los copos
como blancas mariposas,
todas revoloteando
en un danza hermosa.

Y esa quietud y esa paz
que se hace cuando nieva,
todo se queda en sordina
como si nada existiera.

Sólo un aura de luz
blanca, brillante y hermosa,
y sólo el revoloteo de los copos
como avispas furiosas, locas,
que las lleva el viento
a estrellarse en tu cara
y bajar hasta tu boca.
Jazinta Nuño–1992 (c)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *